martes, 10 de abril de 2012

¡LA PAZ CONTIGO! ¡ES ÉL!


 ¡La paz contigo! ¡Es Él!
¡CRISTO HA RESUCITADO!
En ti,
en mí,
en nosotros,
en la Iglesia,
en el mundo.
¿Lo creo?

CRISTO HA ENTRADO EN NUESTRA HISTORIA por la vía de la pequeñez, de la debilidad y  de la pobreza;
Se ha hecho uno de tantos y NOS AMÓ HASTA EL EXTREMO. DÁNDONOS HASTA SU ÚLTIMO ALIENTO – SU ESPÍRITU-;
La oscuridad de la noche ha sido vencida porque RESUCITÓ.
Estamos contentos y felices por ello.

Desde esta experiencia un nuevo tiempo tenemos por delante para hacer, ser y vivir como Él hizo:

SER PAN PARTIDO Y REPARTIDO PARA LOS OTROS, SACRAMENTO DE COMUNIÓN, SU VIVA MEMORIA, ANUNCIANDO a todos QUE CRISTO HA RESUCITADO, especialmente a los más frágiles, pobres y abandonados.

Nuestra fragilidad, la mía, es grande pero confio en la fuerza de la resurrección en nosotros para SEGUIR MIRANDO CON OJOS NUEVOS LA REALIDAD Y, sobre todo, DEJÁNDONOS MIRAR POR AQUEL QUE OS AMÓ PRIMERO.

¡FELIZ PASCUA!
Un fuerte abrazo                                         
Mª Luisa